JURADOS
PROGRAMA  
Sección Oficial
Latinoamérica en perspectiva
Otras Latitudes
Sector Industria
Entornos
Exposiciones
Presentaciones
 PROGRAMACIÓN
 

» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
La reencarnación de Caixao en La Habana
 
 

De acuerdo estamos todos, o casi todos, con los historiadores y especialistas del cine latinoamericano inclinados a glorificar los derroteros estéticos y conceptuales establecidos por Luis Buñuel, Emilio El Indio Fernández y Carlos Reygadas, Nelson Pereira Dos Santos, Glauber Rocha y Fernando Meirelles, Leopoldo Torre Nilsson, Fernando Birri y Lucrecia Martel, entre otros muchos otros maestros del antiguo, el nuevo y el novísimo cine latinoamericano. Pero también habrá que llegar a un convenio de aceptación respecto a creadores pertenecientes a otras estéticas, porque el cine jamás se alimentó solamente de los creadores iluminados que cumplan las agendas del cine de autor comprometido con su realidad. En una época signada por el impacto democratizador de las nuevas tecnologías, y el auge expedito del cine genérico, es preciso ampliar el espectro de aceptación.

Opuesto a elitismos que solo encasillan el pensamiento y lo estancan, lo manipulan y lo restringen, el Festival ha programado, entre sus presentaciones especiales, la de Esta Noite Encarnarei no Teu Cadaver,  filme brasileño de 1967 escrito, producido, dirigido y protagonizado por Jose Mojica Marins, una figura perfectamente reconocible en el cine de su país por el nombre de su alter ego fílmico el enterrador ateísta, blasfemo e inescrupuloso llamado Ze do Caixao.

Antes de cumplir 15 años, Mojica Marins había filmado 20 cortos y fundado su propio estudio en un gallinero. En los años sesenta dirigió cinco de las diez películas más taquilleras en Brasil, dentro de géneros tan dispares como el horror, el oeste, las comedias musicales y las pornochanchadas. Estuvo en la cárcel, se postuló al congreso como diputado, fundó su propia iglesia y su escuela de cine, y tuvo 23 hijos con siete mujeres distintas. Según aseguran fuentes bien informadas, fue el cineasta más censurado y perseguido en la historia del Brasil y el único realmente independiente, indoblegable, empeñado en realizar un cine en apariencia intrascendente, funcional, barato, seriado, grandilocuente y narcisista, que apareció en la misma época cuando el cinema novo intentaba redefinir Brasil, y su historia, y su cultura en términos fílmicos.

La película de Mojica Marins constituyó la segunda entrega de la trilogía macabra, y cuenta cómo su personaje, Ze do Caixao es indultado por falta de pruebas en el juicio por los asesinatos que le vimos cometer en el filme anterior (A meia noite levarei sua alma) y toda la gente del pueblo se esconde en sus casas aterrorizado por la noticia de que se ha liberado a este peligroso enfermo mental, a un asesino sin control que se siente superior al resto de la humanidad y que a lo largo de toda la película busca una mujer digna de darle descendencia. Así, el filme combina, en una combinación francamente inusitada, surrealismo y expresionismo, nihilismo nietzcheano y horror gótico, primitivismo subdesarrollado y fuerza anticlerical. 

Mucho antes que The Rocky Horror Picture Show, la película norteamericana elegida por muchos estudiosos como la primera en vehicular la postmodernidad irónica y hedonista a través de ciertos códigos del cine de terror, Mojica Marins, o Ze do Caixao, como lo conoce el público que le ha rendido culto, creó una serie de películas medio rudimentarias pero definitivamente bizarras, heréticas e inusualmente violentas para la época, protagonizadas por un personaje cinematográfico malvado y libidinoso, que se creía perfecto, incrédulo en la existencia de Dios y del Diablo, sin miedo a nada, ni siquiera a la propia muerte. Homólogo de Ed Wood, Mario Bava, Russ Meyer y Juan Orol, Mojica Marins se atreve en Esta Noite Encarnarei no Teu Cadáver a presentar una escena, la única rodada en colores, y summun del delirio terrorífico-camp, en la cual se sueña en el infierno, donde le esperan todas sus víctimas para torturar su alma, y se escucha la atronadora risa del demonio mayor, aunque debo reconocer que nunca, ningún cronista podrá describir con solo palabras la miscelánea de impresiones que provoca esta escena y el cine todo de un autor muchas veces despreciado y hoy rescatado del injusto olvido.

Mojica Marins fue el antecesor e inspirador del movimiento cinematográfico underground que, tomando su nombre de un distrito de clase obrera de Sao Paulo llamado Boca de Lixo (Boca de Basura), se conocería como cinema do lixo. El grupo estaba conformado por creadores de izquierda opuestos al creciente refinamiento e intelectualismo del cinema novo, y que por tanto intentaban realizar un cine más cercano al público, barato, provocativo y genérico, como el que hacía Mojica Marins, un creador fundamental en la historia del cine de terror latinoamericano, icono de la cultura popular brasileña.

Por Joel del Río

El filme se proyectó con el acompañamiento en vivo, en premier mundial, del solo de guitarra creado en exclusiva para el filme por el músico Gary Lucas.

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.