» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
Breves miradas al continente
 
 

«Aparece el rótulo “Érase una vez”. Un hombre afila la navaja mientras observa desde el balcón cómo una filosa nube corta la Luna. Del mismo modo, él secciona el ojo de una mujer». Así comienza Un perro andaluz (1929), célebre cortometraje de la Historia del Cine, escrito y dirigido por dos jóvenes que aún no habían conocido la fama internacional: Luis Buñuel y Salvador Dalí. Aunque muchos años han pasado desde que ese filme de 17 minutos deviniera símbolo del surrealismo, la idea de mirar más allá de la realidad convencional —reflejada en la escena del ojo cortado como medio para adentrarse en otro mundo— es una constante en la obra de los cineastas latinoamericanos del siglo XXI. La veintena de cortometrajes que llegan a esta cita habanera del séptimo arte muestran tal interés de discursar sobre lo circundante de manera crítica. Las miserias humanas, los anhelos y los miedos constituyen temas recurrentes en la selección.

Luego de haber integrado la lista de nominados del Festival de Cannes, arriba a La Habana Mi santa mirada, del puertorriqueño Álvaro Aponte-Centeno, donde asoma la violencia en la tierra boricua ocasionada por la ambición. La búsqueda de un nuevo estatus económico y social se encuentra también en Detrás del espejo (Perú) —ganadora del máximo lauro en el Palm Springs ShortFest y del MIKELDI a la mejor película latinoamericana en el 54. Festival de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao— que llega a Cuba junto a otra peruana: El acompañante, una denuncia a la situación de las zonas marginales de Lima mediante la relación de un joven prostituto que cuida a su padre. También El afinador, de los brasileños Fernando Camargo y Matheus Parizi, pone de relieve la complicada historia entre un padre y un hijo, sus sueños, aspiraciones y fracasos.

Otra zona violenta de la realidad del continente queda explorada por el colombiano Carlos Armella en Las manos limpias, que corrió por el León de Oro en la sección Horizontes de la Muestra de Arte Cinematográfica de Venecia. Imágenes de gran fuerza visual, sonidos estridentes, un grito silencioso, un arma en primer plano, son las piezas que mueve Armella para hablar de supervivencia. En otro escenario, la Cuba de los 90, Lavadora de Yoel Infante Corbacho presenta nuevamente la disyuntiva entre el dinero y la dignidad. Esta línea de la riqueza como mediadora de las relaciones humanas aparece nuevamente en Entre nosotros dinero del brasileño Renan Rovida, y la violencia llega a su máxima expresión en Asesinato en Junín (Argentina) del realizador Andrew Sala.

La idea de escudriñar en la naturaleza humana desde la simiente se revela en cintas que abordan conflictos en edades tempranas. Es así como La Santa (Chile), sobre una niña de 13 años denuncia el conservadurismo y apuesta por la aceptación de las diferencias en la sociedad actual. Mientras en Apnea, que se alzó con el premio especial del jurado en el Festival de Viña del Mar 2012, el también chileno Jeremy Hatcher aborda las consecuencias de un divorcio para los más pequeños de la familia. Sentimientos encontrados y envidias viajan desde Colombia con Bajo el sol, en la cual dos hermanos gemelos protagonizan una historia de celos fraternales. Otra obra que participa en el certamen, luego de alcanzar varios lauros en eventos cubanos como la 11na. Muestra Joven, es Camionero (Cuba) de Sebastián Miló, donde se entretejen los miedos e intrigas del mundo adolescente.  

Entre las características que resaltan del conjunto en competencia se encuentra la mirada desde y hacia la realidad femenina. La brasileña Natalia Garagiola presenta los conflictos de las jóvenes aristócratas porteñas en Yeguas y cotorras, premiada en el Festival de Punta del Este (Uruguay) y presentada en la 51. Semana de la Crítica de Cannes. También desde Brasil, el país más representado en esta categoría con seis obras, llega Deseo, donde Lidia toma las riendas de su destino, y Canción para mi hermana, filme que muestra a la mujer en el centro de la tristeza y la desolación. Por su parte, la carioca Juliana Rojas llega al 34. Festival con El doble, ganadora de una mención especial en la 51. Semana de la Crítica de Cannes por la maestría con que se muestran los cambios en la vida de una joven institutriz. Mientras, Cris Reque muestra las transformaciones de Silvia, una señora de la tercera edad, en Tres veces por semana.

En el universo de los ancianos también se focalizan Los retratos, dirigido por el colombiano Iván Gaona, y Los anfitriones del cubano Miguel Ángel Moulet, quien con esta obra ganó el tercer premio de la Cinefundación en el Festival de Cannes. Si bien las problemáticas familiares y el amor constituyen ejes transversales de las obras concursantes, en Nostalgia —galardonada en el Festival de Cortometrajes FENACO (Perú, 2012) y en el de Cine Latinoamericano y Caribeño de Margarita (Venezuela, 2012) — se le otorga mayor relevancia a la familia y a los sentimientos, a partir de la exploración del miedo a la muerte y a la soledad. Varias son las propuestas para esta fiesta del celuloide que ya muestra los primeros planos. Aunque breves, estas miradas al continente nos ofrecen diversas y profundas incisiones en nuestra realidad.  

Por Ana Lidia García

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.