» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
Consumaciones
 
 

Después de un puñado de ediciones del Festival haciendo visible el aumento del número y calidad de películas fantásticas y de horror producidas en nuestros países, este 2012 la ya tradicional muestra de filmes de tales géneros crece en convocatoria y atractivo. La actual selección exhibe no solo la madurez y alcance de la explosión actual del género, sino que propicia hacer visible la consolidación de autores y el descubrimiento de otros.

Después de ocho largos, empezando con Habitaciones para turistas (2004), Adrián García Bogliano y su hermano, Ramiro, fundadores de Paura Flics, productora independiente de La Plata, arriban al cenit de su carrera. Hasta la fecha, han explorado el thriller, el sexploitation, el slasher, la comedia negra y la snuff movie, sin hincarse de hinojos ante estereotipos fáciles ni dejar de hacer cine de entretenimiento. La muestra actual incluye los tres últimos: Donde duerme el horror (2010), ambientada en Costa Rica y afín al thriller sobrenatural; Sudor frío (2010, dirigida en solitario por Adrián), primera en ser distribuida comercialmente en Argentina y astuta reelaboración de las neurosis de la historia argentina reciente; y Penumbra (2012). Esta última tiene los valores de producción más elaborados de su filmografía. En ella se obtiene un relato de suspenso que oculta sus claves casi hasta el final, con un excelente manejo del ritmo y alta factura técnica.

También de Argentina destaca ¡Malditos sean! (Fabián Forte y Demián Rugna, 2011), donde varias historias sobrenaturales se enhebran en torno a un diabólico curandero. He aquí otro título que trasciende el sello de bajo presupuesto del HorrAr, pues su puesta en escena es sólida y su atmósfera narrativa compleja y rica.
Destaca la abundancia de títulos chilenos. En las afueras de la ciudad (Patricio Valladares, 2011) es una historia de venganza y sangre fácil, mientras que Muerte ciega (Lucio A. Rojas y Cristian Toledo, 2011) abreva en el subgénero del filme de zombis. Súmensele los cortos 2507 (Francisco Parra Flores, 2011) y Forense (Leonardo Herrmann, 2011), y los animados Cazadores espaciales (Alejandro Espinosa, 2011), S (Cristóbal Sepúlveda-Plaza, 2011) y Trapalanda (Rodrigo Alberto Mesa, 2011), y se verá la lozanía de que gozan estos temas en la cinematografía chilena.

De México llega un largo sobre una familia de caníbales que parece un comentario bellaco acerca de la crisis social nacional: Somos lo que hay (Jorge Michel Grau, 2010). También el corto Sediente (Luis Enrique García Muñoz, 2011), y los animados Limpio es bueno (Carlos Matiella, 2010) y El fuego de Tina (Francisco Fuentes, 2011).

Pero el gran descubrimiento de este año es el realizador brasileño Rodrigo Aragao. Afincado en la aldea pesquera de Perocao, de la ciudad de Guarapari, estado de Espíritu Santo, Aragao funda en 2005 la productora independiente Fábulas Negras. De formación autodidacta, lo suyo son los efectos especiales de maquillaje, los muñecos animatrónicos y el trucaje en cámara. Tras una larga experiencia en el teatro, con un grupo de amigos-hacen-de-todo y sin presupuesto alguno se lanzó a la realización de varios cortos y de su ópera prima, Mangle negro (2008), cuyo tono lo aproxima a la comedia negra gore de los inicios neozelandeses de Peter Jackson, ahora con una invasión zombi originaria de un manglar emponzoñado.

Pero La noche del chupacabras (2011), su largo más reciente, es ya una obra sólida, con un control de la puesta en escena y el ritmo narrativo que dosifica la tendencia abierta de Aragao por reiterar situaciones de violencia sangrienta. Lo mejor en este caso es la adopción del típico western brasileño de dos familias del campo en guerra debido a viejas rencillas, en las que se involucra una criatura monstruosa, y su aprovechamiento para transformar la selva nocturna en un universo de pesadilla. Aragao filma y monta con consciencia del tono y ritmo necesarios para sostener el ansia de ver del espectador. Su cine es un espectáculo que reelabora la tradición del cine de horror trash solo para fanáticos y lo transforma en buen cine para públicos dispuestos a no aburrirse.

Por Dean Luis Reyes

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller de Guiones Latinoamericanos
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.