JURADOS
PROGRAMA  
Sección Oficial
Latinoamérica en perspectiva
Otras Latitudes
Sector Industria
Entornos
Exposiciones
Presentaciones
 PROGRAMACIÓN
 

» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
Crecer con Sorín
 
 

Carlos Sorín no pudo acompañar a su filme Días de pesca, incluido en la Sección Oficial en concurso;pero envió a su protagonista, el actor argentino Alejandro Awada. Con más de 30 filmes y una veintena de telenovelas, Awada se ha convertido en uno de los más significativos rostros del audiovisual argentino de las últimas tres décadas. En Cuba pudo verse su trabajo en las teleseries Hombres de honor y Mujeres de nadie, y en filmes como Suspiros del corazón y Nueve Reinas.

«Estoy muy feliz de estar por primera vez en el Festival de La Habana, al que admiro desde hace 20 años. Es, sin duda, el más rico de Latinoamérica y uno de los más prestigiosos del mundo. Habla de quiénes somos y expresa lo que nos identifica como comunidad, un asunto que me interesa sobremanera. Además, es un evento realizado por un país al que admiro por su historia y riqueza cultural», explica al Diario, y comenta que Sorín «ama profundamente este Festival y me lo ha recomendado fervorosamente. Él se encuentra en estos momentos en el estreno de la película en Francia, y por eso no pudo venir». Sea entonces, Días de pesca, desde la perspectiva de su Marcos…

¿Cómo llega Awada  al personaje de Marcos?

Sorín me lo propuso directamente. Pensó en mí desde que me vio en una película anterior que también se pudo apreciar en este Festival el pasado año, Verdades verdaderas. Me sentí muy contento. Es mi primera vez con este realizador y, aunque no me gustaría que fuera la última,  me parece que así será, porque Sorín no repite actores.  

El filme es un drama sobre la evolución del individuo y conflictos como el arrepentimiento,  y su protagónico es bastante complejo…

El cine de Sorín, en general, habla de las vicisitudes y problemáticas de los seres humanos de hoy; es muy cercano a todos, a la vida real. Aparentemente, cuestiones sencillas, pero tienen una gran complejidad.  El conflicto, en este caso, se da porque es un hombre de 52 años que viene del alcoholismo, recién salido de una clínica de rehabilitación donde le recomiendan ir a pescar tiburones al sur de la Patagonia. El viaje lo usa, entonces, como pretexto para reencontrarse con su hija, Ana, a la que no ve hace muchos años. Entonces narra sus complicaciones y conflictos, de cómo hace un hombre que en su vida no ha pescado ni una sardina para atrapar tiburones, y de cómo consigue para recuperar el tiempo perdido luego de tantísimos años sin su hija. La relación entre él y Ana se va complicando en el transcurso de la trama. El personaje es muy rico: nos conectamos en el sentido de que ambos, de alguna forma u otra, tenemos esta necesidad profunda de ser felices y, por tanto, enfrentamos los avatares del estar entre el deseo y la dificultad. Compartimos el intento por evolucionar hora tras hora.  

Por Cecilia Crespo   
 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.