JURADOS
PROGRAMA  
Sección Oficial
Latinoamérica en perspectiva
Otras Latitudes
Sector Industria
Entornos
Exposiciones
Presentaciones
 

» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
Hawk Koch: Las paradojas del arte y el mercado
 
 

Algo pasa con el cine de Hollywood. Antes del comienzo de septiembre, las películas de la súperindustria habían roto algunos registros de taquilla, sobrepasando en un 20 por ciento a lo ingresado en 2011. No obstante, contra los pronósticos de los ejecutivos y a pesar de contar con el regreso de uno de los héroes más populares en las pantallas (Batman en The Dark Nihgt Rises), las ventas descendieron drásticamente, al punto de convertirse en las cifras de taquilla veraniegas más bajas en las últimas dos décadas. En países como Corea del Sur, ni siquiera la última parte de la esperada trilogía del hombre-murciélago logró imponerse a las locales My neighbor o The thieves, un síntoma de éxito de las producciones nacionales, que pocos habrían esperado unos años antes.

Mientras los datos dan motivos para especular sobre la «crisis» de la maquinaria hollywoodense, los cineastas que trabajan al margen del sistema todavía sienten que el patrón cultural impuesto por los estudios representa una barrera difícil de franquear y que las posibilidades de distribución de sus películas seguirá, por mucho tiempo, siendo ínfima en comparación con otras que reciben presupuestos millonarios. Sin embargo, la Industria ha comenzado a trazarse estrategias para responder a la renovación que exige el desarrollo tecnológico y para rescatar entre el público la costumbre de ir al cine. La visita de la delegación más importante de Hollywood a Cuba confirma que desde allí se vislumbra, como una de las posibles soluciones o nuevos asideros, la inclusión de voces y estéticas que no se acogen al canon tradicional norteamericano.

El presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos, Hawk Koch, conversa a propósito de las acciones de extensión internacional que realiza la institución, como uno de los objetivos primordiales de su recién comenzado periodo de gestión.

¿Existe desde la Academia una conciencia del influjo cultural y social del sistema Hollywood sobre el resto del mundo?
El cine de Hollywood ha sido realmente una expresión americana dentro del arte, y creo además que, por lo que representa un país como Estados Unidos para el mundo, todos tratan de emular con nosotros de alguna manera. Nuestra cultura es algo con lo que otros pueblos se identifican. Por ello, productores como Mark Johnson y yo trabajamos para hacer películas que a nosotros nos van a gustar y que esperamos que a otras personas también les gusten. Esa es nuestra fórmula: mostrar la diversidad que existe en nuestra cultura y la forma en que vivimos. Lo hacemos esperando comunicar un mensaje; aceptamos un trabajo cuando creemos que contiene algo que debe ser visto, divulgado y entendido.

¿Cómo se maneja en Hollywood la relación arte-industria?
Desde sus inicios, el cine ha sido conocido como un negocio del espectáculo, y constantemente, ambos elementos, arte e industria, aparecen en el mismo contexto. Con el fin de que el cine siga adelante debe existir en cierta medida el negocio, y el público debe desearlo.
En la actualidad, los estudios hacen películas gigantes, con ambiciosos presupuestos, se utilizan el 3D, grandes dosis de acción, animaciones, etc., porque se sabe que las personas irán al cine a ver este tipo de producciones. Pero, al mismo tiempo, existen muchísimas películas independientes, pequeñas cintas de estudio que se están haciendo aparte de la gran industria. Hay mucha esperanza puesta en ellas, porque son muy buenos filmes, y las personas también querrán verlos.
El año pasado nadie pensó que The King´s speech pudiera ganar más de cien millones de dólares, porque era una película muy pequeña. Lo mismo sucedió con The artist, fue una producción muy modesta y, sin embargo, sobrepasó una cifra similar de recaudación, porque, sin dudas, se trataba de una película maravillosa. Entonces, podemos decir que de una forma u otra, tratamos de considerar siempre ambos elementos cuando valoramos una producción cinematográfica.

¿Qué oportunidades concretas tiene el cine latinoamericano en mercados como el de Estados Unidos?
Al público estadounidense, en particular, no le agrada ver filmes con subtítulos, y esto sucede no solo con las cintas que se hacen en Latinoamérica, sino con las que deben ser traducidas de cualquier otro idioma.  
No obstante, grandes cineastas de América latina han venido a Hollywood y se han convertido en grandes estrellas. En ese caso están, por ejemplo, Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y otros muchos. Se han convertido en grandes realizadores.
No nos oponemos a que los talentos, no importa de donde vengan, lleguen a Hollywood y hagan grandes filmes allí también. No obstante, existen excelentes realizadores de cine en todas partes del mundo que no necesitan ir a Hollywood para consagrarse. Ahí están Fellini y otros muchos, que nunca dependieron de los estudios y se cuentan hoy entre los mejores de la historia del cine.

Por Marianela González y Mabel Machado  

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.