JURADOS
PROGRAMA  
Sección Oficial
Latinoamérica en perspectiva
Otras Latitudes
Sector Industria
Entornos
Exposiciones
Presentaciones
 PROGRAMACIÓN
 

» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
Damián Alcázar: Orgulloso visitante de La Habana
 
 

Para el público cubano, Damián Alcázar, no es el más conocido de los actores. No lo hemos visto en telenovelas o en películas habituales de la TV; sin embargo su nombre se encuentra en los créditos de exitosos filmes como El crimen del padre Amaro, La ley de Herodes, El infierno y Satanás, y algunas superproducciones de Hollywood como Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspian.  Con genuina sonrisa, sentado en un banco del Hotel Nacional, compartió sus percepciones del cine latinoamericano contemporáneo.

“Yo he estado en La Habana varias veces, y siempre me alegra ver que a pesar de los cambios que se van suscitando en la isla y el mundo, la gente vive feliz. Aunque el Festival sea un espacio de tiempo diferente, se respira alegría. Cada país, cada cineasta latinoamericano refleja de manera muy objetiva su cotidianidad, su situación social e histórica. Puedo asegurar que sólo este evento cinematográfico da espacio a esta visión de los creadores de cine no comercial, personal o de bajo presupuesto. En Guadalajara, por ejemplo, vemos películas simplonas que no tienen que ver nada con la sociedad a representar. Me alegra siempre estar aquí, sentir que aún se respetan las historias serias.”

Damián estuvo recorriendo el sur de América en los últimos meses para filmar un programa televisivo que explora los rincones de nuestro continente. Según nos cuenta, planea filmar un programa en Cuba, la segunda temporada espera sea un retrato del Caribe y lo crezca en lo personal tanto como esta primera fase del proyecto.

“Desde mi perspectiva de latinoamericano nacido en el Norte encuentro que todos los países viven en mucha más armonía que México, a pesar de ser más pobres. Sus habitantes no sienten la presión de un sistema político empantanado en la corrupción y la trampa. Como mexicano siento eso muy feo. Veo como disfruta la gente en Uruguay, en Costa Rica, en Colombia. Paradójicamente, a este último, todos lo creemos un país tremebundo para vivir, y es tan apacible como fiestero. El viaje me sirvió para nutrirme de la cultura de esta gran nación que es Latinoamérica con toda su diversidad y riqueza en todos los sentidos: la gente, la comida, los paisajes, las costumbres, la historia y la música.”

El cine norteamericano ha incluido en los últimos años tanto a realizadores y actores latinos como historias, códigos y elementos de nuestras heterogéneas culturas. Pero ambas cinematografías continúan diferenciándose. Alcázar nos cuenta de su experiencia en ambos contextos:

“Cuando estuve en Narnia… me preguntaban muchas veces qué diferencia había, y mi respuesta siempre era, en primer lugar, que ellos tiene 40 personas para hacer una sola cosa en el set, mientras nosotros tenemos a una persona para hacer 40 cosas. El monto del presupuesto se siente, mas he tenido suerte en mi trabajo y en todos los platós se ha perseguido la mejor toma e intentado lograr la mejor atmósfera. Es cierto que las exigencias personales varían; en mi caso viví tener que hacer una escena junto a 250 extras y 20 actores, todo el club esperando que yo lo hiciera bien. Pero si actúas con dedicación no importa donde estés filmando, la diferencia fundamental es el tema. Prefiero hacer una película en Ecuador con cinco personas a otra Narnia… con 2mil personas, porque la primera probablemente hablará de mi idiosincrasia, de mi historia como latinoamericano y de necesidades urgentes a contar.”

Sus proyectos inmediatos reflejan la búsqueda de la excelencia, o al menos un sincero intento por no vender el alma al diablo consumista.

“Tengo una película en México que comenzó siendo una comedia en la televisión con mucho éxito, porque hablaba de tres mujeres que enfrentan la vida y la resuelven de manera sorprendente, rompiendo todos los tabúes. Creo que al llevarlo al cine, reduciendo una serie de veinte capítulos, se vuelve frágil. Aún así yo creé uno de los personajes y voy por cinco días a trabajar fuertemente en él. Quiero que salga muy bien el proyecto, y no se quede en un plano superficial.

Después voy a participar en una historia que se filmará principalmente entre Chile y Paraguay, con algunas escenas en Colombia y Argentina. Trata  sobre la vida de Mangoré, guitarrista extraordinario de origen guaraní-paraguayo. Nosotros en la cotidianidad no tenemos idea de quién fue este hombre, pero es muy seguido por los guitarristas clásicos. Fue un gran compositor, haré la reflexión sobre su vida basándome en su condición de hombre libre, apasionado amante de la música.

Le doy prominencia a los temas históricos, uno tiene que enterarse para poder hacer algo en el presente y pensar en el futuro. Pero hay películas que se quedan en lo formal, en lo oficial y no dicen absolutamente nada. En México se ha hecho, por ejemplo, la historia de Morelos, una de nuestras figuras más importantes, pero es un filme pagado por el estado, por tanto la visión es muy banal. Para elegir una historia, si el tema no refleja lo cotidiano o lo que me parece necesario, la desecho.”

Por Talía Bustamante

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.