JURADOS
PROGRAMA  
Sección Oficial
Latinoamérica en perspectiva
Otras Latitudes
Sector Industria
Entornos
Exposiciones
Presentaciones
 

» El Festival
  - Perfil
- Estructura
- Acreditación
- Publicaciones
- Sedes
- Vuelos & Alojamiento
- La Habana
- Descargas
 
 
 
» Premios

- Consulte el resumen de todos los premios de anteriores ediciones del Festival.

 
» Enlaces
Instituciones que colaboran y apoyan al Festival.  
 
 
  Inicio > Noticias > Ampliación  
     
Sergio Hernández: Entender y proteger el cine
 
 

El actor chileno Sergio Hernández llegó a La Habana por primera vez, después de años de soñar con esta ciudad. Sus primeras impresiones de la Isla le recuerdan la identidad de los chilenos antes del golpe de estado de Augusto Pinochet.

«Los cubanos tienen un espíritu muy fuerte, una manera de comunicarse muy afectiva. Además, poseen un temperamento bastante lúdico, les gusta estar siempre en movimiento. Nosotros teníamos eso también y, después de la dictadura, no lo hemos podido rescatar».

Luego de vivir fuera de su país durante casi catorce años, a su regreso, «se sintió extranjero en Chile», según palabras propias. La nación que encontraba entonces no era la misma. Los cambios eran transversales. «La relación entre las personas se desintegró. Fue como si algo se hubiera deshecho, como un vidrio roto en muchos pedazos que es muy difícil volver a armar. El compromiso y la solidaridad se habían ido a la bancarrota».

Sergio recuerda que los cruentos años de la dictadura también influyeron negativamente en el séptimo arte. Luego vendría toda una época matizada por «un cine repetitivo, recurrente, con nuestros dolores, pero muy mal contado». Cuarenta años después, Chile no es el mismo. «Actualmente hay una escritura más rica, más metafórica. Se hace cine que, en términos artísticos y creativos, es más atractivo. Se han desarrollado varias corrientes».

Muestra de esa pluralidad de esencias es el largometraje Gloria, dirigido por Sebastián Lelio. La cinta, que sirvió para inaugurar las jornadas del 35 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, se acerca tangencialmente a la situación de la nación andina. «Gloria también toca temas políticos. Hay una marcha de los movimientos ciudadanos. La soledad de Gloria, de alguna manera, está en contradicción con todo lo que vive el pueblo».

Al valorar su personaje, Sergio asegura que «Rodolfo es lo que en Chile llamamos un pastel, alguien que no se compromete, que es una carga, un pelotudo. Es un hombre que no puede liberarse de su historia, zafarse, asumir que tiene derecho a vivir, a pesar de haber establecido una familia. Eso termina siendo un yugo para él. No logra transformarse interiormente».

El éxito de Gloria en festivales de cine de todo el orbe se debe, en palabras de Sergio, al tipo de cine que hace Sebastián Lelio. «Es muy joven, pero es un maestro. Realmente ha revolucionado la formación cinematográfica. Logra, en cada uno de sus largometrajes, una enorme credibilidad, pues los contextos son espacios reales, no hay nada falso, de mentira o preparado».

Por azares de la vida este actor ha sido reportero, casi aviador, mecánico-agrónomo, pintor de brocha gorda y músico. Durante su extensa carrera ha trabajado en cine, teatro y televisión. Sus disímiles empeños en la gran pantalla, con directores tan diversos como Costa-Gavras, Miguel Littín, Raúl Ruiz, Ricardo Larraín, Gustavo Graef-Marino y Pablo Larraín, le han permitido ser parte de las poéticas cinematográficas contemporáneas.

Ante las nuevas dinámicas de creación y distribución del cine y frente a las grandes trasnacionales de la imagen, Sergio reclama la pertinencia de un documento legal, no solo a nivel nacional, sino continental. «Es necesario una ley para la protección de la cultura en general. A nivel institucional no se dan cuenta de lo importante que es. La cultura es el alma del pueblo y nuestra alma, en Chile, está dañada».

«Además, resulta vital debatir y buscar formas para la creación de redes de distribución de la cinematografía latinoamericana. Sería maravilloso poder encontrar algunas alternativas para liberarnos de quienes dominan la exhibición en los países del continente y poder ver las películas que hacen nuestros hermanos».

«El cine es una herramienta de primera categoría para conocer a los pueblos. Por eso hay que entenderlo y protegerlo. Nosotros, entre todos, tenemos que hacer algo, internacionalmente, para estar más unidos».

Por Aline Marie Rodríguez

 
  » En portada
  Cargando...  
 
   
       
 
 
 
» Acreditación

- Cómo acreditarse

- Accreditations

 
 
 
» Diario
 
   
 
» Industria
  El Festival propone varias iniciativas dirigidas a fomentar y contribuir al desarrollo de proyectos cinematográficos.

- Nuestra América Primera Copia
- Taller Latinoamericano de Guiones
 
 
» Galería
 
Recordando a Alfredo Guevara, Presidente del Festival.